Es una de las tantas modalidades de hurto ejecutadas por las bandas delincuenciales, forzando puertas, ventanas y dañando paredes; para así poder ingresar a las residencias, apartamentos o entidades comerciales con el propósito de sustraer objetos de valor.