Los delincuentes obtienen con facilidad elementos característicos (overoles, cascos, escaleras, eslogan) que les permite suplantar a los funcionarios de servicios públicos, favoreciendo los desplazamientos sin llamar la atención, aprovechando los problemas que se presentan con los servicios públicos en diferentes zonas, la confianza del ciudadano y su deseo de superar los inconvenientes de su vivienda.

1. Conozca a sus vecinos, puede ser de gran utilidad en caso de emergencia. Obtenga sus teléfonos para comunicarse en caso de peligro o avisos de anomalías que observen.

2. No acepte personas que pretendan ingresar a su residencia con pretexto de arreglar, vender o revisar daños. Pídales la respectiva identificación y corrobórela con la empresa a la que dicen pertenecer.

3. Absténgase a suministrar la dirección de su residencia a desconocidos.

4. Antes de contratar a alguien para prestar servicios en su hogar, cerciórese bien de su identificación completa (nombres y apellidos, cédula de ciudadanía y dirección de la residencia), qué referencias comprobables tiene y verificarlas.

5. Esté pendiente de cualquier cambio repentino de actitudes en el personal doméstico.